Viajando a Beijing

Viajar a Beijing puede ser algo tanto intrigante como frustrante. Muchos viajeros se pueden frustrar cuando estén tratando de dar con los mejores lugares para contemplar paisajes, comer u hospedarse. A continuación le daremos algunos consejos que lo ayudarán a aprovechar al máximo su viaje a esta bella ciudad china.

Beijing tiene numerosos paisajes que no se debería perder si está de visita en la ciudad. Si bien es posible llegar a ver en un día lo suficiente de unas cuantas de sus principales atracciones, es mejor apuntar a una semana, lo que le dará el tiempo que necesita para disfrutar de todos sus principales paisajes. Si está apurado, le recomendamos visitar como mínimo los siguientes lugares: La Gran Muralla China, quizás el más sobresaliente y representativo ícono de esta antigua cultura; la Ciudad Prohibida, uno de los más grandes y mejores preservados remanentes de la arquitectura imperial en el mundo; y el Hutong, que es un epítome del antiguo Beijing.

Las líneas de transporte, los hoteles y las atracciones estarán llenos de gente durante el año nuevo chino (que por lo general cae en Enero o Febrero) y durante los recesos semanales cuyos comienzos coinciden con el día del trabajador (1 de Mayo) y el día nacional (1 de Octubre). Si planea visitar Beijing durante dichos períodos, le sugerimos que reserve hospedaje con al menos un mes de anticipación.

El clima en Beijing difiere marcadamente entre las diferentes estaciones por lo que se les recomienda a los turistas consultar cuáles son las condiciones climáticas del lugar antes de viajar. Otoño es probablemente la mejor temporada para visitar Beijing. Cualquiera sea el caso, es mejor consultar por internet el servicio meteorológico para ver qué tipo de ropa deberá llevar. Algunos otoños pueden ser calurosos y otros frescos, lo que varía año a año.